Archivo de la etiqueta: Telefónica

Telefónica corta su dividendo, apuesta por su sostenibilidad financiera

Telefónica acaba de anunciar hace unas horas cambios importantes en su política de retribución al accionista. Desde el ingreso de Cesar Alierta en la compañía y hasta ahora, la empresa había mantenido un aumento continuo del dividendo y la retribución al accionista. Ahora, sin embargo, ha decidido modificar la retribución al accionista, para hacerla, en mi opinión, más acorde a la situación actual. A continuación se adjunta un gráfico que muestra la progresión de los beneficios por acción de telefónica y la retribución por acción prevista por telefónica hasta ayer.

Fuente de datos: Bloomberg, elaboración propia.

Estas previsiones de dividendo han sido modificadas, para el año 2011 se mantendrá la retribución prometida, no obstante, lo que resta de pagar del dividendo del ejercicio que está a punto de finalizar,  a saber, 0,83 euros por acción, “se abonará en el mes de mayo de 2012, mediante una combinación de pago en efectivo y en especie, este último mediante la distribución de acciones en autocartera de la Compañía por un importe máximo de 0,30 euros por acción, y sujeto a las condiciones de mercado.

A demás, la remuneración total al accionista para el año 2012 ascenderá a 1,50 euros por acción, incluyendo el pago de un dividendo en efectivo de 1,30 euros por acción y una recompra de acciones por el importe restante. Las acciones propias compradas serán amortizadas y el plazo para realizar dicha recompra de acciones finalizará en mayo de 2013.

Para el año 2013 se establece un mínimo de remuneración total por acción similar a la del año 2012 (1,50 euros por acción). La forma de remuneración (dividendo, recompra de acciones o combinación de ambas) se decidirá teniendo en cuenta las condiciones de mercado y las preferencias de los inversores en ese momento.”   (Telefónica S.A., 2011)

La razón de este cambio de política es bastante clara. Telefónica está en un mercado con una competencia muy importante, que no cejará en sus esfuerzos por imponerse, en un sector, además, que requiere de importantes inversiones en infraestructuras y el mantenimiento de estas, si además de eso tenemos en cuenta la actual situación de crisis económica, la débil situación de los mercados financieros internacionales, la crisis política europea y los ratios de endeudamiento de esta empresa, la decisión que ha tomado es la más sabia que podía tomar.

Sin embargo, esto no quita valor a la empresa. Una vez más queda claro que los mercados no reflejan la situación real de las empresas ni de lejos: Una empresa infravalorada como es Telefónica, con una rentabilidad de dividendo por acción que (si mantiene sus nuevas previsiones) a precios de mercado sería superior al 10 por ciento, habiendo tomado una medida tan acertada para sus finanzas, que le va a permitir acometer nuevas inversiones, mejorando su servicio y reducir su ratio de endeudamiento, ha bajado hoy 1,79 puntos porcentuales.

Subidas recientes

Pese a la euforia del Ibex, hay que ser precavidos, en cualquier momento podría haber otra recaída, es normal que ciertos valores del Ibex suban, puesto que están muy depreciados, pero si se desatara el pánico por cualquier razón, el selectivo español podría caer de nuevo.

Recomiendo comprar Santander (SAN) sobre todo, también sería adecuado comprar telefónica, no parece que su impulso vaya a desaparecer, pero aún así, mejor ser precavidos y andarse con pies de plomo. Ya deberíamos haber aprendido que el índice español reacciona exageradamente ante las cosas, aunque esta vez no parece ser una de estas ocasiones.

También me gustaría advertir de que podría darse dentro de poco una recogida de plusvalías, no os alertéis por tal cosa.

Oportunidades Bursátiles

La crisis irlandesa ha dejado a España en una posición precaria, las acciones del Ibex y el mercado continuo se deprecian, y el mercado empieza a temblar, sube la prima de riesgo y la gente se teme lo peor. Lo cierto es que yo opino todo lo contrario, España no es Irlanda ni mucho menos Grecia, ni siquiera es Portugal. Su deuda solo asciende al 60% del PIB, y las medidas que se han tomado están surtiendo efecto. Lo cierto es que hay un caos exagerado, las cotizaciones no responden a los análisis fundamentales, gran parte de las empresas del Ibex tendrían que estar a varios puntos por encima de su cotización actual, sin embargo no lo están. ¿Cuál es el problema? Hay varios problemas: Uno es la pérdida de confianza de los inversores en los stress test. Otro y una de las razones por las que las empresas no se mueven según los análisis fundamentales, son los robots financieros, máquinas que detectan tendencias y actúan en milésimas de segundo apostando según como sea la tendencia, entonces, al meter tal cantidad de operaciones hacia un solo sentido, se genera una tendencia mayor, y así sucesivamente. Es como el efecto bola de nieve: tiras una pequeña piedra por una pendiente nevada, esta se cubre a su alrededor de nieve, al caer va cogiendo más nieve, cada vez más, y al llegar abajo de la pendiente, una pequeña piedra se ha transformado en una bola de nieve gigante. Con los mercados pasa igual, y si actúan los robots financieros pueden llegar a producirse movimientos inesperados y sin sentido alguno en el mercado.

 

Una vez explicado todo esto, aquí entra la bolsa española, en este momento, la mayor parte de las empresas tienen un valor de cotización muy por debajo de su valor real, o la estimación de su valor real. Es por esto que el momento actual es un momento perfecto para aprovechar y comprar a la baja, obviamente para operaciones a largo plazo, claro, pero es un buen momento para comprar. Mucha gente podría opinar que es muy arriesgado, pero realmente, España, no es Grecia ni Irlanda, y los mercados, como habitualmente hacen, están sobre actuando.

 

Las empresas que recomiendo son empresas sólidas, cuyo mercado no está únicamente en España y que además tienen inversiones en países emergentes, estas son:

Santander, Telefónica, Técnicas Reunidas, Iberdrola, Ferrovial, BBVA e Iberdrola Renovables.