Archivo de la etiqueta: Deuda pública

El descontrolado control del déficit

Nos encontramos actualmente en una situación peligrosa, peligrosa y algo absurda. En medio de una crisis tremendamente dura, que está causando (y más en España) una pérdida de empleos más que notable, un descenso del consumo, la actividad industrial y la empresarial muy graves, y en definitiva, una reducción de la calidad de vida, se están tomando medidas de control del déficit, las cuales son, principalmente, recortes de gasto e incremento de impuestos.

Qué contradicción, ¿no? En una situación de contracción económica se toman medidas que favorecen esta contracción, medidas que favorecen el ciclo económico (actualmente en la parte baja) y conducen a los países a la recesión. Los dirigentes europeos dicen que las medidas son necesarias, que el déficit es una lacra terrible y que o la cortamos de raíz o nos absorberá. Curioso asunto, teniendo en cuenta que la deuda pública Española ronda en el tercer trimestre de 2011 aproximadamente el 66% del P.I.B. Por supuesto, esto resulta espantoso si lo comparamos con datos de los últimos años: En el 2006 llegó a ser el 39,60% del P.I.B. en el 2007 se redujo más, estaba en el 36,10€ a partir de ahí ha seguido una escalada, que se corresponde al inicio de la crisis económica y la explosión de la burbuja inmobiliaria:  39,80% en el 2008,  53,30% en el 2009 y  61,00% en el 2010. Por supuesto, estos datos reflejan una realidad espantosa, espantosa, sobre todo, si carecemos de perspectivas históricas. Parece que en la valoración de estos datos no se está teniendo en cuenta que la deuda pública española alcanzó en 1996, saliendo de una crisis más leve que la que ahora nos ocupa cifras porcentuales superiores, llegando a ser un 68% respecto al P.I.B.

 Las medidas que se están tomando actualmente, los recortes que se están haciendo y que no van acompañados de medidas que cambien realmente la estructura de la economía española son en mi opinión exagerados y mal enfocados. Es cierto que endeudamientos demasiado elevados no son sostenibles económicamente hablando, pero también es cierto que actualmente España dista de estar al borde de la quiebra financiera, y que las medidas que se están tomando van a causar una contracción mayor que la que hubiera causado la crisis sola.

Si no se toman las medidas de estímulo adecuadas, impulsando el sector empresarial y el industrial sobre todo de niveles tecnológicos elevados (cambiando el sistema productivo español por el camino) España está avocada a la recesión. Parece que los dirigentes europeos han olvidado que los países solo pueden lograr superávit cuando están en una situación de crecimiento, y que a pesar de todo, es algo difícil. Parecen querer sanear las cuentas públicas de los países destruyendo los países en sí, a sus empresas y sobre todo a sus habitantes, y esto es algo, aparte de absurdo, contraproducente a largo plazo.

Anuncios

El absurdo de la barra libre de liquidez

Esta mañana, el Banco Central Europeo ha realizado una “subasta” a la que yo más bien llamaría regalo, en la que ha prestado a 523 entidades financieras unos 500.000 millones de euros. El objetivo teórico de esta subasta es dar liquidez a las entidades financieras para que puedan reactivar el crédito a pymes, empresas, personas… para, en definitiva, reactivar la actividad económica. De paso, si algo les sobraba, podrían comprar algo de deuda soberana para así auxiliar a los países en la venta barata de sus bonos. Los mismos bonos que hace no demasiadas semanas algunas entidades financieras habían desaconsejado hace menos de un mes (http://smlk.es/banca-desaconseja-deuda)

Esta medida, era en mi opinión (como ya expresé ayer por twitter) algo absurdo, lo único que lograban era poner parches a una brecha descomunal, tomar medidas coyunturales, cuando lo que se necesita son cambios estructurales. Simplemente buscaban regalar dinero para que las entidades pudiesen comprar deuda haciendo un negocio redondo, cuando lo que había que hacer era tomar medidas que estabilizasen la economía y devolviesen a la deuda pública el valor de refugio financiero que absurdamente había perdido. Las entidades no iban a usar el dinero para prestar más a personas y empresas como deberían, iban a usarlo para comprar deuda pública, la cual está (en su mayoría) a un interés superior al 1% al que ha prestado el BCE. En cualquier caso, ayer los mercados de deuda se calmaron y el Ibex-35 subió de manera importante.

La subasta no ha tenido, curiosamente, el efecto esperado. Hoy, las bolsas han caído (aunque no demasiado) y la prima de riesgo ha subido hasta los 333 puntos básicos. Mientras los dirigentes europeos sigan tomando las medidas que están tomando, no podemos esperar más que lo que nos está sucediendo, volatilidad, descontrol, inestabilidad y recesión.